+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

NUTRICIÓN Y DIABETES

13 JULIO 2020

Cerveza y diabetes, ¿qué necesito saber?

En respuesta a nuestro post sobre los efectos del alcohol en la diabetes, uno de nuestros seguidores nos escribía sugiriendo unas aclaraciones sobre una de las bebidas en concreto, la cerveza. Así que vamos a dedicar el post de hoy a esta bebida tan asociada en nuestro país al verano.

Nos decía el lector antes mencionado que, aunque la cerveza es una bebida alcohólica, y por tanto nos puede provocar un riesgo de hipoglucemia, su alto contenido en hidratos podría tener el efecto contrario. Es más, nos aseguraba que la usaba incluso para combatir la hipoglucemia. ¿Es esto recomendable?

Una cerveza tiene entre 10 y 15 gramos de carbohidratos (entre 3 y 6 gramos las light, o hasta 20 algunas artesanales). Es un alto volumen de hidratos, de eso no cabe duda. Pero debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo identifica el alcohol como una toxina. Y cuando lo hace, el hígado se encarga de eliminarla, deteniendo en mayor o menor medida el proceso de convertir carbohidratos en glucosa en caso de hipoglucemia. Es posible que el hígado sea capaz de asimilar hidratos a la vez que elimina el alcohol, dependerá de cada persona. Pero en esa situación estamos haciéndole trabajar en exceso, y tampoco podemos estar seguros de que siempre vaya a ser así.

Por eso no os recomendamos la utilización de la cerveza para combatir las hipoglucemias. Hay otras opciones mucho más saludables para recuperar los niveles de azúcar en verano.

Además, hay que tener en cuenta el alto contenido calórico de la cerveza, que nos invita a hacer un consumo moderado.

Ahora bien, si eres un aficionado a la cerveza no tienes por qué abandonarla. Si somos conscientes de cómo afecta a nuestros niveles de glucosa (y de que no todas las cervezas tienen los mismos carbohidratos y van a afectarnos igual), entonces se trata de que sigamos los consejos genéricos a la hora de consumir bebidas alcohólicas: estar hidratados, comer antes de beber, y consumir con moderación. Si lo hacemos así, no hay por qué renunciar a unas cañas ocasionales con los amigos.

Y, por supuesto, están las cervezas sin alcohol, algunas de las cuales también han depurado el proceso de fabricación para hacer menor la presencia de carbohidratos. Como con el resto de los alimentos, leer la etiqueta nos sacará de dudas sobre cómo puede afectarnos.

Con las precauciones adecuadas, no habrá ningún problema en que de forma puntual te tomes una cerveza este verano cuando apriete el calor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR