+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TRATAMIENTO Y DIABETES

14 SEPTIEMBRE 2020

¿Qué es la cetoacidosis? - Información general sobre diabetes (V)

La cetoacidosis diabética es una de las complicaciones más graves y más comunes de la diabetes. Sin embargo, no hablamos tan a menudo de ella como de otros riesgos como las hipoglucemias. Pero eso no quiere decir que el peligro no sea igualmente importante.

La cetoacidosis se produce cuando nuestro organismo no tiene suficiente glucosa para funcionar. Puede que hayamos consumido pocos hidratos, o que nuestro cuerpo no tenga suficiente insulina y no pueda procesarlos. El resultado es que nuestro organismo, en busca de energía, utiliza las reservas de grasa.

Al descomponer las grasas, van acumulándose de una forma inusualmente rápida lo que se denominan cuerpos cetónicos en nuestra sangre, volviéndose más ácida por el efecto de esta toxina.

Los síntomas de que los cuerpos cetónicos se están acumulando en la sangre pueden ser los siguientes: una sed y necesidad de orinar excesivas, dolor abdominal, debilidad y mareos, vómitos, falta de aire o un aliento con olor a fruta, piel seca o enrojecida, confusión

Un análisis encontrará en esos momentos un alto nivel de azúcar en sangre, y también una concentración alta de cetona en la orina.

Una diabetes mal controlada es un riesgo para desarrollar la cetoacidosis; riesgo que se ve incrementado en casos de un trauma físico o emocional, infecciones, un ataque cardíaco, el abuso de alcohol y drogas, o algunos medicamentos (especialmente corticoesteroides y diuréticos).

Si detectamos los síntomas, debemos acudir a nuestro médico. En la mayoría de casos la tratará con un aporte extra de líquidos, electrolitos e insulina. Hasta que nos vea, debemos guardar reposo, para disminuir la necesidad de energía de nuestro organismo, y que éste no siga descomponiendo grasas.

Aunque lo mejor es no llegar a estos casos gracias a una prevención, que pasa por un buen control de tu diabetes, y de tus niveles de glucosa, combinado con análisis de cetona cuando detectes algún síntoma leve, o estés en situación de riesgo (un alto nivel de estrés, una enfermedad, altos niveles de glucosa…).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR