+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TRATAMIENTO Y DIABETES

30 SEPTIEMBRE 2020

¿Cómo funciona una bomba de insulina? - Información general sobre diabetes (VI)

Ya vimos hace unos días en este blog las ventajas de utilizar un sistema de monitorización contínua. Hoy vamos a conocer otro de los adelantos que ha supuesto un cambio en el control de la diabetes: la bomba de insulina.

La primera bomba de insulina la diseñó Arnold Kadish, en 1960. Era del tamaño de un actual horno microondas, y debido a su peso solamente se usaba para paciente con cetoacidosis. Aun así, había forma de colgarla a la espalda, por lo que también fue en cierto modo la primera bomba portátil. El aparato administraba insulina cada cinco minutos.

Hoy en día los tiempos han cambiado, y las bombas de insulina son más pequeñas que un teléfono móvil. El funcionamiento básico es el mismo que el de un páncreas:

Por un lado, hay una administración continua de insulina basal, que es la que se va liberando regularmente a lo largo del día, y que se fija con nuestro endocrino según distintos tramos horarios. Y luego tenemos el bolus o “bolo”, que se administra bajo petición, y podríamos decir que es una dosis “extra” que nos sirve para compensar una comida, o corregir una medición de glucosa alta.

El infusor es la parte más visible y reconocible de la bomba. Ahí está el depósito de insulina, y el microordenador que maneja la bomba. Luego tenemos un tubo, el catéter de conexión, que finaliza en una cánula que va bajo la piel, y es la que permite la entrada de insulina en nuestro cuerpo. Se trata de un aparato con el que puede incluso hacerse deporte, aunque también es posible retirarlo para darnos una ducha, o realizar alguna actividad que prefiramos hacer sin la bomba.

Pero, ojo, es importante que las personas con diabetes manejemos bien la bomba. El depósito de insulina es pequeño y quedarnos sin ella (y seguir realizando vida normal sin darnos cuenta) aumenta el riesgo de cetoacidosis. De ahí la importancia de la educación en el uso de estos mecanismos. ¡No podemos pensar que con colocar una bomba de insulina ya está todo hecho!

Por contra, la bomba de insulina mejorará nuestro control glucémico, nuestra variabilidad glucémica, y en resumen nuestra calidad de vida. Junto a un medidor continuo de glucosa, es un paso previo a tener en un futuro un páncreas artificial, un sistema que mida y ajuste la insulina de forma automática en todo momento, proporcionando a las personas con diabetes una gran independencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR