+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TU VIDA CON DIABETES

13 MARZO 2020

CORONAVIRUS: RECOMENDACIONES PARA PERSONAS CON DIABETES

¿Afecta de forma especial el coronavirus a las personas con diabetes? Sí, y no. No, porque no hay relación directa entre el virus y la enfermedad. Y al mismo tiempo sí, porque la diabetes afecta a nuestro sistema inmune, haciéndonos más vulnerables ante cualquier virus y sus efectos, llámese coronavirus o llámese gripe.

Por eso, el primer mensaje que hay que enviar es el de calma. No obstante, al tratarse de un virus muy contagioso, debemos poner atención a las precauciones para no enfermar, y de paso no contribuir a extender los contagios. Precauciones que son comunes a las de otros virus similares, como la mencionada gripe.

¿Qué podemos hacer para prevenir el contagio?

• Evitar tocarnos boca, nariz y ojos cuando estamos en la calle, para evitar que el virus pueda pasar de algo que hemos tocado al interior de nuestro organismo.
• Lavarnos las manos siempre al volver a casa, y antes de comer, para eliminar fuentes de contagio de las mismas. Utilizar jabón, no basta con agua.
• Evitar el contacto cercano con personas que estén o puedan estar contagiadas.
• Mantener estables nuestros niveles de glucosa. Los cambios en los mismos nos hacen más vulnerables al contagio, y menos fuertes de cara a la recuperación.
• Desinfectar/limpiar frecuentemente superficies que toquen muchas personas, y minimizar el contacto con ellas (la barra del bar, el posamanos de la escalera, picaportes…)

Hasta aquí, se trata de consejos comunes, que deberíamos seguir a diario, especialmente en épocas de mayor incidencia de virus estacionarios. Aparte, para las personas con diabetes, recomendamos no apurar los bolígrafos de insulina antes de adquirir el siguiente, por si un contagio nos obligase a pasar el día en casa. Medida aplicable al resto de medicinas, así como a los alimentos que utilizamos para regular nuestros niveles de glucosa. No se trata de hacer acopio, el abastecimiento está garantizado, simplemente de preveer que de forma repentina no podamos salir y nos tengan que llevar alguna medicina a casa, con las horas de espera que eso puede conllevar.

Si, pese a las precauciones, notamos los síntomas (tos, dificultad al respirar, dolor en el pecho, fiebre…) entonces debemos acudir al médico inmediatamente, así como evitar contagiar a las personas de nuestro entorno, especialmente a los mayores, que forman el grupo de mayor riesgo.

Una vez diagnosticados, lo más probable es que haya que pasar la enfermedad en casa. Intentaremos mantenernos hidratados, no salir a la calle (toca hacerse con suministros para estar en casa al menos un par de semanas, si no hay nadie a quien podamos confiar la tarea de hacernos la compra).

Como con cualquier virus, aumentaremos el control sobre nuestros niveles de glucosa, a los que pueden afectar tanto la propia enfermedad como algunos medicamentos. Lo recomendable es revisarlos cada cuatro horas si no notamos desviaciones. Si utilizamos un medidor continuo realizaremos también pruebas con tiras, para estar más seguros de la exactitud de las mediciones.

Como con cualquier otro virus, utilizaremos lancetas una sola vez antes de cambiarlas, y nos lavaremos bien las manos antes y después de cualquier pinchazo.

En caso de toser o estornudar, hacerlo en un pañuelo desechable que luego desecharemos en una papelera, o en su defecto sobre el codo (nunca sobre las manos, para no extender fuentes de contagio sobre todo lo que toquemos).

Y, por supuesto, haremos lo posible para no infectar a nuestro entorno, limitando al mínimo el contacto con otras personas, especialmente con los mayores de 60 años.

Para terminar, queremos hacerlo repitiendo el primer consejo que dimos: mantengamos la calma. Se trata de un virus que en la mayoría de casos, en particular en pacientes jóvenes, tendrá síntomas leves. Para lo que debe servirnos esta experiencia es para mantener el mejor control de la glucemia posible, y que prestemos atención a los consejos para evitar el contagio que ya hemos mencionado, porque nos servirán para evitar gripes y otros virus similares en el futuro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR