+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

NUTRICIÓN Y DIABETES

29 JULIO 2020

La diabetes y las infusiones

Las infusiones son la tercera bebida más popular del mundo, tras el café (que no deja de ser otra infusión, aunque haya acabado tomando entidad propia) y el agua. Sus variedades son infinitas, y hay para todos los gustos. Por eso no es raro que nos encontremos con la siguiente pregunta: “¿Puedo tomar infusiones si tengo diabetes?

La amplia variedad de las mismas nos permitiría dar una respuesta diferente para cada una de ellas (y para cada persona). De forma general, lo habitual es que no haya problemas en tomar infusiones, si bien debemos tener en cuenta varios aspectos.

Por ejemplo, sabemos que el té verde ayuda a sensibilizar las células, aumentando su capacidad de metabolizar el azúcar, y disminuyendo por tanto los niveles de azúcar en sangre. Eso además de sus conocidas propiedades antioxidantes o diuréticas. Pero, por contra, tiene grandes dosis de teína. La teína es un estimulante, que no es recomendable en altas cantidades para personas con una tensión arterial elevada, problemas cardíacos… Además, puede reaccionar con algunos fármacos, y su consumo excesivo puede causar problemas al hígado. Por eso, no podemos decir que tomar té verde sea bueno o malo, sin conocer el estado de la persona que lo toma, y la frecuencia con la que pretende hacerlo.

Y la misma afirmación podemos hacerla extensible al resto de infusiones.

Cada infusión tiene diferentes propiedades, y lo mejor es informarse y consultar con nuestro médico. Especialmente en los casos de aquellos que suelan tomar infusiones diariamente, ya que el consumo esporádico normalmente no debería ser un problema.

Si tu médico no te los ha contraindicado, los tés que más se suelen recomendar a las personas con diabetes son el verde, el negro y el azul. Se debe a que son los que tienen un mayor nivel de polifenoles, que incrementan la sensibilidad a la insulina, y por tanto contribuyen a disminuir el índice glucémico.

También debemos tener en cuenta los aditivos que asociamos al té, y que por lo general suelen tener una alta carga glucémica: la leche y el azúcar. Como siempre, debemos tenerlos en cuenta en nuestra cuenta de hidratos, o sustituirlos por mejores opciones para complementar nuestro té.

Y, muy importante, uno de los mejores beneficios del té es su efecto relajante. ¡Potencia este beneficio tomándote un rato para disfrutarlo relajadamente!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR