+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

PSICOLOGÍA Y DIABETES

22 JULIO 2020

La diabetes en la tercera edad: cuidados personalizados

Con el incremento generalizado de la diabetes, también son cada vez más las personas que “debutan” a edades muy avanzadas. Las personas mayores tienen sus particularidades a la hora de afrontar la enfermedad, y es importante que las personas de su entorno las conozcan. Hablamos desde desafíos psicológicos a problemas médicos que impactan en su capacidad de cuidarse y controlar sus niveles de glucemia.

Hablamos de personas que llevan toda una vida comportándose de una manera, y que ahora de repente descubren que no deben comer cosas que llevan décadas consumiendo, o aprender conceptos que desconocían cuando ya pensaban que no les quedaba nada por aprender. Un diagnóstico de diabetes en una persona mayor puede ser un duro golpe no ya a su salud, también a su identidad, lo que puede provocar una depresión con más fuerza y facilidad que cuando hablamos de un joven recién diagnosticado.

La terapia no es la misma según la persona. No hay dos diabetes iguales, y mucho menos cuando llegamos a la tercera edad, y otras complicaciones van haciendo aparición. Cada anciano debe tener su plan de cuidados personalizado.

Por ejemplo, cuando hablamos de un anciano o anciana con diabetes independiente, con una esperanza de vida mayor a 10 años, el control de la diabetes debe realizarse de la misma manera que el de una persona joven, para evitar los problemas a largo plazo.

En el otro extremo, en personas con una salud muy deteriorada, dependientes… los mayores esfuerzos se realizarán a la hora de prevenir hipoglucemias y problemas a corto plazo.

El autocuidado y la educación son aspectos vitales en el cuidado de la diabetes, y mucho más en estas edades. Hay estudios que demuestran lo positivo de la asistencia a programas de cuidados y educación, que se asocian de forma directa a una mejor calidad de vida. No basta con mantener mediciones, y es importante recibir una atención completa, que vaya desde asistencia médica a la psicológica.

Cuando las personas son aptas para ello, la introducción de la actividad física y una dieta saludable en sus vidas ha demostrado estadísticamente que lleva a la reducción de peso, y la mejora de las pruebas de hemoglobina glicosilada. Pero podemos estar hablando de una costumbre difícil de adquirir en personas que quizá nunca hayan hecho deporte. Nuevamente, la labor educativa y psicológica cobra importancia a la hora de concienciar a nuestros mayores sobre la importancia de estos cuidados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR