+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TU VIDA CON DIABETES

07 ABRIL 2020

EL CORRECTO ALMACENAMIENTO DE LA INSULINA (II): DESPLAZAMIENTOS Y APERTURAS

En la primera parte de este artículo aprendimos la importancia de no utilizar insulina caducada, y el rango de temperaturas en el que debemos conservarla cuando no vamos a utilizarla.
Pero ¿y una vez abierta? En principio no hay problema en que, una vez abierto un vial, por ejemplo, lo mantengamos a temperatura ambiente (siempre respetando el límite de 29 grados que ya conocimos, y de 15 grados como límite inferior).
¿Cuánto tiempo puede aguantar así la insulina, una vez abierta? Lo mejor es seguir las indicaciones del fabricante, ya que mientras que hay plumas que deberemos desechar en 10 días, hay otras plumas y viales que pueden aguantar hasta 56 días. Utilizar un cuaderno o una pegatina para saber cuándo se utilizó por primera vez un vial o una pluma es una costumbre que nos evitará más de una duda. Duda que, de producirse y no resolverse nos debe llevar a desechar la insulina, para estar seguros de que utilizamos producto en perfecto estado.
¿Y qué hacemos si vamos a desplazarnos y queremos llevar la insulina con nosotros? Hay ciudades cuyo clima es demasiado caluroso, centros de trabajo con la calefacción demasiado alta… en esos casos, lo habitual es contar con una nevera, enfriada con agua helada, en la que guardaremos nuestra insulina. Ojo con los bloques de hielo, ya que si colocamos muchos y la insulina justo después, la temperatura puede acercarse demasiado a los 2 grados. No está de más hacer algunas mediciones las primeras veces que utilices una nevera, o al menos dejar que el hielo se deshaga un poco antes de colocar la insulina.
Una solución de emergencia si el calor os coge por sorpresa es envolver viales/plumas en un paño mojado con agua fría, para que se mantenga fresco mientras encontramos un lugar mejor donde colocarla.
Volvemos a insistir en la luz solar. Evita que la insulina la reciba de forma directa, ya que el interior del vial puede calentarse rápidamente.
Solamente necesitamos poner un poco de atención, y nuestra insulina cumplirá a la perfección su función, sin riesgos de ningún tipo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR