+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TU VIDA CON DIABETES

22 JUNIO 2020

Embarazo y diabetes (I): ¿qué debes hacer?

Se habla muy a menudo de la diabetes gestacional, que es aquella que surge durante el embarazo, y que en ocasiones deriva después en una diabetes tipo 2. Sin embargo, pese a que los riesgos son similares, no se habla suficiente de los riesgos y precauciones que debe tomar una mujer con diabetes si se queda embarazada.

Como siempre, no debemos alarmarnos. Aunque la lista de complicaciones que os vamos a dar en la segunda parte de este post es amplia y severa, no hay que olvidar que todo pasa por seguir un correcto control, tanto del embarazo (como cualquier otra madre) como de la diabetes (como se debe hacer, haya embarazo o no).

Lo primero, es algo que es común para cualquier embarazo, haya o no diabetes por medio: la importancia de la dieta. Es importante que bebé y madre reciban los nutrientes adecuados, manteniendo a la segunda en el peso recomendado según cada etapa del embarazo.

De hecho, lo ideal es “preparar el embarazo”. Así, desde al menos 2 o 3 meses antes de que pensemos en el embarazo es importante mantener un buen control de la glucosa, ya que eso facilitará conseguir el mismo. Así mismo, hay que comenzar el embarazo dentro de un peso saludable, perdiendo peso si estamos por encima de lo recomendado.

Hay que tener en cuenta además que las primeras semanas del embarazo son críticas en la formación del bebé, por lo que una diabetes bien manejada disminuirá los riesgos de aborto, malformaciones congénitas...

Es el momento de apostar por la fibra, los vegetales, los cereales integrales… y alejarnos de grasas y calorías vacías. Al igual que muchas mujeres consiguen dejar de fumar gracias a un embarazo, es un buen momento para empezar a tomar la sana costumbre de cuidar la alimentación.

Antes y durante el embarazo hay que mantenerse activa. 30 minutos al día de ejercicio, adaptados siempre al momento y características del embarazo, son la mejor forma de tener un buen embarazo. Bicicleta, paseos, o incluso la natación suave pueden ser buenas opciones.

Hasta aquí los consejos comunes. Pero ¿y los riesgos? Los hay, y los veremos en el próximo post.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR