+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

PSICOLOGÍA Y DIABETES

09 MARZO 2020

ESTRÉS Y DIABETES (I): ¿CÓMO AFECTA A LA DIABETES?

Entre los factores que afectan a los niveles de glucosa, uno de los más comunes, y también de los más complicados de manejar, es el estrés.

Un estrés al que una persona con diabetes puede ser más propensa, ya que los diversos mecanismos de control pueden convertirse en una fuente de ansiedad para el paciente. Varias preguntas pueden repetirse a lo largo del día, como “¿he aplicado suficiente insulina?”, “¿cuántos hidratos tiene esto?”, “me siento un poco débil, ¿estoy entrando en riesgo de hipoglucemia?”… dudas que pueden ser razonables, pero que pueden llegar a generar una gran ansiedad e inseguridad.

Los efectos son negativos para la diabetes de muchas maneras:

• La ansiedad puede llevarnos a sobrecontrolarnos, con las consiguientes disminuciones de tiempo, atención a nuestras actividades, y calidad de vida en general.
• O, por contra, puede llevar a personas a decidir abandonar los controles para deshacerse de esa ansiedad asociada, con el consiguiente riesgo para su salud.
• Además, el estrés puede variar la medición de glucosa, por el efecto de diversas hormonas. Al mismo tiempo, la adrenalina inhibe la acción de la insulina. Conclusión, mediciones imprecisas, y respuesta a esas mediciones poco fiables.

¿Cómo deshacernos de este estrés?
Lo primero que podemos eliminar es la ansiedad asociada a la diabetes (a su gestión, a su diagnóstico reciente, al miedo a sus complicaciones…). Para ello, lo mejor es informarnos de cómo cuidarnos, de forma que nos sintamos seguros con lo que hacemos y con el manejo de las herramientas que tenemos para controlar la diabetes.

Algunas de esas propias herramientas en sí ya suponen un cierto relax asegurado. Por ejemplo, un medidor continuo de glucosa eliminará el miedo a estar en riesgo de hipoglucemia grave sin enterarnos.

No tan fácil puede ser gestionar el estrés que generen otras situaciones de nuestra vida como puede ser tener un hijo, cambios en el puesto o en los flujos de trabajo. Un psicólogo puede ayudarnos a gestionar mejor esas situaciones puntuales.

Pero también hay parte que está en nuestra mano. En el próximo post os daremos algunas claves para conseguir nosotros mismos tener una vida más relajada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR