+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

TU VIDA CON DIABETES

10 AGOSTO 2020

Educar a los niños - Control de la hipoglucemia

Con información y experiencia, muchos podemos identificar los síntomas de las hipoglucemias y convertir este riesgo de la diabetes en un problema latente que nunca nos ofrezca su peor cara. Pero ¿qué ocurre cuando la persona que debe identificar estos síntomas es un niño o niña?, o peor, ¿y si es un bebé?

Si el niño tiene la suficiente edad, debemos educarle para que él mismo comunique a los adultos si está sintiendo alguno de los indicadores que llevan a pensar que sus niveles de glucosa son demasiado bajos. Eso sin perjuicio de que sea recomendable una supervisión por parte de un adulto. Muchos/as niños/as se distraen con facilidad, y pueden caer en la cuenta demasiado tarde de que están experimentando los citados síntomas.

Debemos estar atentos a:

  • Ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, palpitaciones... Ojo, en algunos casos será al revés, y el niño estará más tranquilo de lo habitual.
  • Mucha sudoración, orina más habitual de lo usual...
  • Temblores, palidez, dolor de cabeza
  • Sed o hambre inusual
  • Visión doble, mareos, cansancio y debilidad
  • Dificultad para hablar, recordar, coordinar movimientos, falta de reflejos...

Las pesadillas también pueden ser un síntoma de bajos niveles de azúcar durante la noche, que no permiten un correcto descanso.

La educación diabetológica es fundamental. El niño o la niña es la persona que mejor y con más rapidez puede identificar una hipoglucemia en camino. Igualmente, padres, tutores, profesores o cuidadores deben ser conocedores de los síntomas, y de cómo actuar ante ellos.

También es importante educar al niño sobre lo que debe y no debe hacer. A veces evitar una hipoglucemia es tan fácil como concienciar a los peques de que no pueden salir a jugar y correr en el recreo sin comerse antes su merienda, o que no pueden “saltarse” ésta.

Un gran apoyo son los nuevos sistemas de medición continua de glucosa, que incluso permiten controlar los datos a distancia. Permiten comprobar la glucemia en tiempo real, y son especialmente útiles cuando el paciente con diabetes es un bebé, y es más complicado detectar muchos de los síntomas antes mencionados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR