+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

PSICOLOGÍA Y DIABETES

15 MAYO 2020

La psicología de padres e hijos con diabetes

Cuando a tu hijo o hija le diagnostican diabetes, te asaltan muchas dudas. ¿Podrá hacer vida normal? ¿Cómo va a controlarla? Ser padres de una personita con diabetes va a suponer un doble trabajo. Por un lado, tendremos que ayudarle a controlar su diabetes, como si fuera nuestra. Por otro, educarle para que poco a poco vaya tomando responsabilidades hasta que llegue el día en el que la controle de forma independiente.

Cada niño y cada padre puede encajar la noticia de forma diferente. Miedos, sentimientos de culpa, ansiedad, tristeza… son sentimientos que se dan por igual en hijos y padres. Es tan normal sentirlos como necesario desecharlos. No debemos tener miedo a la diabetes ni ansiedad si está bien controlada, ni podíamos haber hecho nada por evitarla.

El primer paso es informarse, y consultar cualquier duda que tenga alguien de la familia a un profesional. Los consejos de un pediatra, un nutricionista y un psicólogo pueden ayudarnos a superar las dificultades iniciales.

A medida que estemos más informados, iremos perdiendo miedos, y todos se irán sintiendo más tranquilos y seguros. La diabetes va a ser un desafío (y no una molestia) al que todos van a acostumbrarse, y que no va a impedir nada a nadie.

Incluso hay un lado positivo: todos vais a comer más sano, os vais a concienciar de la importancia del ejercicio (¡para todos!), la familia va a trabajar en equipo… ¡podéis hacer vuestra propia lista!

Es importante expresar las emociones, lo que vale para todos los miembros de la familia. El diálogo familiar es importante porque va a ser tarea de todos llevar un control, seguir una dieta más sana… los más pequeños puede que no sepan expresar esos sentimientos, por lo que dibujos, música u otras actividades pueden ayudarnos a saber cómo se sienten.

Es importante enseñar al niño que todo va a ir bien si cuida su diabetes. Recibirá menos pinchazos, se perderá menos cosas... Y, por supuesto, no es culpa suya que toda la familia tenga que dedicarle más atención.

También hay que enseñarle a defenderse de las posibles burlas que pueda sufrir en el colegio por parte de algunos compañeros. No debe avergonzarse de su diabetes ni ocultarla. De hecho, es importante que sus compañeros de colegio (y por supuesto el personal del centro) conozcan su condición para normalizarla y para que puedan actuar en caso de que el niño tenga algún problema. El papel del colegio es fundamental para que el niño acepte su condición de una forma natural.

Tanto en el centro como en casa, debemos trabajar la seguridad y la confianza de nuestros hijos. Tener diabetes puede hacerles sentirse inferiores al resto, y que no pueden alcanzar sus metas. Debemos desterrar esas ideas, apoyándole para que cumpla sus objetivos, mejore, haga cosas que le motiven, y se sienta cada vez más seguro.

Eso incluye irle dando responsabilidades con su diabetes, en función de su edad, para que se vaya sintiendo cada vez más empoderado.

Y, recuerda, todo niño merece y necesita sentirse especial. ¡Pero no por tener diabetes!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR