+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

NUTRICIÓN Y DIABETES

05 OCTUBRE 2020

El menú de un diabético - Remedio del doctor (III)

Una vez que se diagnostica diabetes a una persona, muchas de las preguntas vienen relacionadas con la comida. Todos saben que no les hace bien mucho azúcar, pero poco más. Y “dieta para diabéticos” es uno de los términos que más hace trabajar a Google en los días siguientes a un debut.

Debemos partir de una idea básica: no hay una dieta específica para diabéticos. Las recomendaciones referentes a la alimentación que se suelen hacer de forma general son igualmente válidas para cualquier persona que no tenga diabetes y quiera cuidar su salud. A nadie, tenga o no tenga diabetes, le viene bien abusar de los productos azucarados; ni pasar varias horas de ayuno.

No obstante, hay unos consejos que suelen venir especialmente bien a las personas con diabetes. Como siempre, hablamos de forma genérica, y siempre primarán las indicaciones que nos ofrezca nuestro doctor, que será quien nos marque con mayor exactitud la composición de nuestra dieta.

Lo principal: debemos seguir una dieta saludable y equilibrada. Esto pasa, primero, por un buen equilibrio de los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos); y luego porque éstos sean de “buena calidad”. Por ejemplo, los hidratos que nos ofrece el pan integral nos sientan mejor que los hidratos refinados de un pastelillo industrial. O las grasas saturadas de muchos productos debemos sustituirlos por los aportes más saludables de las nueces o el aceite de oliva. Las calorías también deben ajustarse, ya que será importante que nos mantengamos en un peso saludable, gracias a la dieta y al ejercicio.

Volviendo a los nutrientes, en el caso de los hidratos debemos evitar harinas refinadas, zumos y néctares, refrescos... Las proteínas las obtendremos de carnes blancas y magras, huevos, legumbres… y deben suponer entre el 10% y el 30% del total.

En cuanto al aporte de grasas, debe provenir del pescado azul, frutos secos o el mencionado aceite de oliva; mientras que deberíamos evitar las carnes rojas, la mantequilla...

La fibra es muy importante, ya que permite que los nutrientes se absorban poco a poco, evitando los picos de glucosa en sangre, ayudando a estabilizar estas cifras. Se recomienda ingerir 20-30 gramos de fibra al día.

Es muy común plantear un plato como medida de estos nutrientes, si imaginamos un plato llano, una comida sana llenaría ese plato por la mitad de verduras sin almidón. Una cuarta parte sería el aporte de proteínas (un huevo, algo de pescado o carne…), y la cuarta parte restante sería el aporte de hidratos (pasta integral, pan integral, patata, guisantes, maíz…).

A este plato podemos añadirle algún lácteo (no graso), y una pieza de fruta (mucho mejor comida que licuada, para aprovechar su fibra).

Partiendo de esa base, iríamos alternando los alimentos durante la semana. Si hoy obtenemos las proteínas de un huevo, esa noche será del pescado, y mañana de unas legumbres. Si hoy tenemos arroz, mañana serán patatas. De este modo, tendremos una dieta más completa y variada.

Resumiendo, se trata de cuidarnos y de escoger las opciones que mejor nos sientan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR