+34 910 340 663

BLOG DIALIBRE

CONTROLA TU DIABETES Y VIVE PLENAMENTE ACTUALIDAD Y DIABETES-1 DEPORTE Y DIABETES-2 NUTRICIÓN Y DIABETES-3 PSICOLOGÍA Y DIABETES-4 TRATAMIENTO Y DIABETES-5 TU VIDA CON DIABETES-6

NUTRICIÓN Y DIABETES

15 JUNIO 2020

Por qué evitar la sal si tienes diabetes

Quizá hayas oído muchas veces que tomamos demasiada sal, y que no es buena para la salud. Puede incluso que sepas que las personas con diabetes deberían evitarla incluso con un mayor énfasis. Pero, ¿por qué? Hoy te damos los principales motivos.

Uno de los más problemáticos es que aumenta la tensión arterial. La sal (el sodio, en realidad) tiene como propiedad que absorbe el agua, lo que provoca al ingerirla en una comida que aumente la presión de la sangre. Esto es un problema para las personas con diabetes, ya que podría agravar las nefropatías y otras consecuencias, y porque al deshidratarnos provoca un aumento en los niveles de glucosa.

Este incremento del volumen de sangre también provoca que el corazón realice un sobreesfuerzo, aumentando los riesgos de desarrollar un problema cardiovascular, a sumar a los que ya tienes por tu diabetes.

En el 2014, un estudio de la Universidad de la Prefectura de Niigata, en Japón, realizó un estudio con más de 1.600 personas con diabetes, a las que siguieron durante 8 años. El resultado era muy claro: las personas que consumían más de 6 gramos de sal diarios tenían el doble de probabilidades de desarrollar una cardiopatía.

No acaban ahí los problemas, y es que también se ha relacionado la sal con el sobrepeso, con problemas renales…

Y es que no podemos pensar que estamos exentos de estos problemas porque no tengamos sal en casa. Los alimentos procesados tienen mucha sal en su composición. No en vano, según la OMS el adulto medio toma ¡¡10 veces!! la dosis diaria recomendada de sodio, que es de apenas un gramo y medio (para que os hagáis una idea, una cucharada rasa de sal ronda los 20 gramos). Una dosis altísima, que se repite día tras día.
¡Incluso algunos productos tradicionales como el queso o los encurtidos suelen tener altas dosis de sodio!

Por eso os invitamos a leer las etiquetas de los productos que compréis, y no os quedéis solamente con los hidratos. Buscad productos bajos en sal, y evitad las comidas procesadas cocinando con ingredientes naturales… ¡y sin añadir sal, claro!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR